Teléfono: 500-2121   Celular: 972-117-001
Torre Barlovento
Av. República de Panamá 3418, Oficina 2102
San Isidro, Lima - Perú
Favoritos Compartir Imprimir

Bypass Gastrico

El Bypass Gástrico Laparoscópico es la cirugía para la obesidad más realizada en todo el mundo y es considerada por la Sociedad Americana de Cirugía Bariátrica y Metabólica (ASMBS) como el estándar de oro de las cirugías bariátricas. El Bypass Gástrico Laparoscópico es el procedimiento más exitoso para la pérdida del exceso de peso y para el control del mismo a largo plazo.
 
El Bypass Gástrico Laparoscópico es una técnica quirúrgica mixta que ofrece un componente restrictivo y malabsortivo. El componente restrictivo consiste en crear un estomago más pequeño para que el paciente al momento de comer se sienta satisfecho con una menor cantidad de alimentos. El componente de mala absorción consiste en realizar una derivación de los alimentos para que estos no pasen por la primeras asas intestinales, produciendo de esta manera una menor absorción de nutrientes y calorías. 
 
El Bypass Gástrico Laparoscópico, en nuestra experiencia, brinda mejores resultados en pacientes que presenten altos índices de obesidad, en especial en aquellos con Obesidad Mórbida (IMC mayor de 40) ó Súper Obesidad Mórbida (IMC mayor de 50) que tengan asociadas algunas enfermedades metabólicas como diabetes mellitus tipo II o síndrome metabólico (intolerancia a la glucosa, intolerancia a la insulina, colesterol y triglicéridos elevados e hipertensión arterial).
 
 
El Bypass Gástrico Laparoscópico presenta ventajas importantes en comparación con otras cirugías para la obesidad, ya que produce una pérdida de peso inicial más rápida, así como una mayor pérdida de peso a largo plazo. Esta cirugía bariátrica al ser realizada por vía laparoscópica, ofrece todos los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva, es decir, menos dolor postoperatorio, rápida recuperación y mejor resultado estético. 
 
El Dr. Dick Manrique Mansilla MD, FASMBS cirujano bariatra del Centro de Cirugía de Obesidad de Lima realiza el Bypass Gástrico por vía laparoscópica, con una estancia hospitalaria promedio de tres a cuatro días, teniendo una de las tasas de complicaciones postoperatorias más bajas y sin mortalidad en todos su casos, comparables con los mejores estándares internacionales.

Preguntas Frecuentes

Los estudios clínicos publicados indican que después de la cirugía de Bypass Gástrico, los pacientes presentan una mejora de las enfermedades asociadas a la obesidad y en algunos casos, esta co-morbilidades pueden curarse. Dentro de las enfermedades que mejoran con esta cirugía se encuentran la hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados), apnea del sueño, osteoartrosis, depresión, esteatosis hepática (hígado graso), infertilidad y otras enfermedades asociadas a la obesidad también presentan mejorías significativas. "Los resultados de este procedimiento no son iguales para todas las personas y pueden presentar variaciones.
 
Es importante indicar que pacientes con historia de reflujo gastroesofágico severo asociado a obesidad mórbida, esta cirugía de Bypass Gástrico permite tratar esta patología, sin necesidad de realizar una cirugía antirreflujo de Nissen concomitante.

 

Después de una cirugía de Bypass Gástrico, se recomienda durante las primeras cuatro semanas una dieta líquida a base de infusiones, jugos, caldos o consomé, gelatina líquida, yogurt y suplementos vitamínicos bebibles.  Después de ese periodo, se continúa con una dieta blanda a base de purés, pescado y menestras en general, posteriormente una dieta completa de manera progresiva que incluya frutas y finalmente carne. Estas medidas dietéticas evitan posibles vómitos iniciales o intolerancia a algún tipo de alimento.
 
Después de tres meses de realizada la cirugía, se puede ingerir casi de todo, siendo muy raros las nauseas o el vómito. Sin embargo, hay que considerar que las cantidades de alimentos suelen ser pequeñas ya que la sensación de llenura es rápida y con poca cantidad de alimento.
 

Después de la cirugía de Bypass Gástrico Laparoscópico, es probable que se presenten algunas deficiencias nutricionales debido a una disminución en la absorción de vitaminas como la B12, ácido fólico, A, D y K, así como también de calcio y hierro. Estas deficiencias se pueden prevenir con la toma de vitaminas y suplementos nutricionales después de la cirugía, de manera permanente.

Después de un Bypass Gástrico, las mujeres tienen mucho más probabilidades de quedar embarazadas que cuando estaban obesas, ya que el estado de obesidad mórbida puede ocasionarles infertilidad, con muy pocas probabilidades de quedar embarazadas y en aquellos casos en los que se logra el embarazo, este conlleva graves riesgos de salud tanto para la madre como para el bebe. Sin embargo, después de una cirugía de Bypass Gástrico se recomienda evitar el embarazo durante el primer año postoperatorio, para que el estado corporal de la mujer logre un nivel óptimo que le permita una gestación saludable.

Después de un Bypass Gástrico con una pérdida grande de peso, debe esperarse un promedio de dos años para considerar la realización de una cirugía plástica, ya que por lo general la piel se moldea alrededor del nuevo tejido corporal y por ello es necesario darle el tiempo suficiente para que esto ocurra antes de decidirse por otra cirugía. Solo en aquellos casos que se considere necesario y el paciente lo demande, se podrá considerar la  realización de una dermolipectomia abdominal o reparación  del colgajo cutáneo abdominal. 

En promedio, se requiere de tres a cuatro días de permanencia en la clínica y usualmente los pacientes se internan la noche previa a la cirugía.

El “Dumping” o Síndrome de Vaciamiento Rápido se presenta cuando el alimento con un alto contenido de azúcar pasa demasiado rápido desde el estómago pequeño al intestino delgado. Es una reacción fisiológica que se observa en algunos pacientes operados de Bypass Gástrico y que se caracteriza por una serie de síntomas gastrointestinales como sensación de llenura gástrica, náuseas, cólicos abdominales y diarrea explosiva. Además incluye algunos síntomas vasomotores como sudoración profusa, debilidad, palpitaciones y mareos. Se previene la aparición de este síndrome evitando el consumo excesivo de azúcar.

El Bypass Gástrico Laparoscópico es una cirugía que se considera segura y que presenta complicaciones similares a cualquier otra cirugía abdominal. Los estudios clínicos reportan que las complicaciones más importantes que se pueden presentar son la hemorragia, fugas o fístulas a través de la línea de sutura, estenosis de la anastomosis gastro-yeyunal y obstrucción intestinal. En algunos pacientes con factores de riesgo como súper obesidad mórbida e insuficiencia venosa crónica puede haber un riesgo de tromboembolia postoperatoria.
 
Los estudios clínicos publicados refieren que la tasa de estas complicaciones postoperatorias ocurren aproximadamente en el 10% de los casos. En nuestra experiencia con pacientes de Bypass Gástrico Laparoscópico, no se han presentado complicaciones postoperatorias importantes ni mortalidad en todos los casos. Nuestro índice de conversión de cirugía laparoscópica a cirugía abierta es de 0%.