Teléfono: 500-2121   Celular: 972-117-001
Torre Barlovento
Av. República de Panamá 3418, Oficina 2102
San Isidro, Lima - Perú
Nutrición Postoperatoria
Favoritos Compartir Imprimir

Nutrición Postoperatoria

En esta sección se le brindarán las recomendaciones necesarias para realizar cambios en su dieta y hábitos de alimentación luego de la cirugía bariátrica. Durante los tres primeros meses, la dieta  estará encaminada la preservar la integridad de la nueva anatomía del estómago y/o intestino, según el tipo de cirugía realizada así como fomentar su cicatrización progresiva. Por ello es necesario que el paciente después de la cirugía adquiera nuevas pautas de alimentación en relación a la cantidad y calidad de alimentos, así como en la frecuencia con la que debe ingerirlos.
 
En todo este proceso de cambios, será importante el apoyo de su cirujano bariatra Dr. Dick Manrique MD, FASMBS y de su equipo de médicos nutriólogos, quienes le proporcionarán las indicaciones médicas específicas en cada etapa de su evolución y podrán valorar de cerca su progreso. Es importante que el paciente mantenga una participación muy activa en todo este proceso, aplicando correctamente las instrucciones que se le brindan, asistiendo a sus citas de control con regularidad e informando a su cirujano de forma inmediata cualquier molestia inusual que pueda presentar en relación a su cirugía.
 
Para que el paciente logre con éxito su objetivo de bajar de peso de forma saludable, será necesario que aprenda nuevos hábitos de alimentación. Para ello, el Programa de Cirugía Bariátrica del Centro de Cirugía de Obesidad de Lima lo ayudará en cada etapa de su evolución. Es necesario recordar que únicamente el aprendizaje de nuevos hábitos alimenticios unido a un nuevo patrón de actividad física rutinaria permitirá al paciente llegar al peso deseado y mantener esta pérdida de peso a largo plazo.
 
Primer mes después de la cirugía
Después de la cirugía bariátrica, el paciente podrá iniciar una dieta liquida por unas cuatro semanas. En esta etapa es más importante dejar que su estómago se “ajuste” al procediendo quirúrgico escogido que perder peso. Los volúmenes, horarios y forma como se deben ingerir los alimentos líquidos deberán ceñirse a las pautas que nuestro equipo médico le brinde al paciente. El cumplimiento de estas pautas podrá reducir de forma importante la aparición de molestias como náuseas, vómitos, reflujo gastroesofágico, etc.
 
Los alimentos líquidos seleccionados para esta etapa deberán cumplir con tener la cantidad de nutrientes y calorías adecuados que permitan al paciente tener una buena evolución postoperatoria, previniendo el déficit de algunas vitaminas o nutrientes y evitando síntomas como el cansancio o fatiga por falta de calorías. 
 
Segundo mes después de la cirugía
A partir del segundo mes posterior a la cirugía bariátrica, el estómago del paciente estará preparado para iniciar una dieta blanda. Es importante recalcar que en esta etapa la transición de alimentos líquidos hacia alimentos blandos deberá realizarse de manera progresiva. 
 
Esta dieta se caracterizará por la ingestión de alimentos que tengan una textura de mayor consistencia como purés, pescado desmenuzado, menestras, mazamorras, etc. En esta etapa se comenzará a tomar sopas algo más espesas o cremosas. Esto ayudará al paciente en su transición posterior hacia alimentos más sólidos. 
 
En esta etapa es importante mantener las mismas pautas de alimentación aprendidas durante el primer mes, en cuanto a respetar las cantidades y horarios en los que se debe ingerir los alimentos.
 
Tercer mes después de la cirugía
En esta etapa se deberá incorporar de manera gradual, alimentos sólidos de acuerdo a las recomendaciones que brinde nuestro equipo de médicos nutriólogos. Los alimentos sólidos deberán tener ciertas características que permitan una buena digestión.
 
Algunos productos como por ejemplo el pan, carnes rojas y arroz, todavía pueden causar problemas, de modo que es mejor comer alimentos más blandos, que son más fáciles de digerir como carne blanca (pollo o cerdo) y pescado.
 
Es importante masticar bien toda la comida. Si el paciente usa dentadura postiza, deberá cortar los alimentos en trozos pequeños y masticarlos bien. Si no se siguen estas precauciones se pueden presentar nauseas, vómitos, gastritis o reflujo gastroesofágico.
 
Si los alimentos sólidos causan náuseas y vómitos, se deberá volver a la dieta líquida que se comía previamente. Después se podrá añadir lentamente alimentos blandos y finalmente pasar a alimentos sólidos. Es recomendable que los pacientes consulten a su cirujano bariatra y/o médico nutriólogo en caso de presentar molestias.
 
Cuarto mes en adelante
A partír de esta etapa, se podrá incorporar de manera progresiva alimentos de difícil digestión como carnes rojas, arroz, pan y otros productos de similares características. Hay que tener presente que el paciente deberá continuar incluyendo en su plan nutricional 5 comidas al día: desayuno, almuerzo, cena y meriendas a media mañana y tarde. El consumo de agua varias veces al día es importante para mantener una hidratación adecuada, evitar el estreñimiento y facilitar la pérdida de peso.
 
Es posible iniciar el consumo de pequeñas cantidades de bebidas alcohólicas como vino a partír del sexto mes y otras bebidas de mayor grado de alcohol (whisky, pisco, vodka, ron, etc.) a partír del primer año de operado.
 
Es importante que el paciente mantenga contacto regular con su médico nutriólogo para que pueda orientarlo acerca de los alimentos que debe incorporar a lo largo del primer año.