Teléfono: 500-2121   Celular: 972-117-001
Torre Barlovento
Av. República de Panamá 3418, Oficina 2102
San Isidro, Lima - Perú
Favoritos Compartir Imprimir

Tipos de Tratamiento

El tratamiento más común para perder peso es comer menos, comer sano y hacer más ejercicio. No obstante, muchas personas recuperan el peso perdido al abandonar la dieta y volver al sedentarismo, lo cual los lleva a reiniciar nuevamente dietas más estrictas, reemplazar las comidas con bebidas especiales o iniciar la toma de medicamentos para adelgazar.
 
A. TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO
 
Se calcula que menos del 5 por ciento de las personas que intervienen en programas para bajar de peso, logran tener una pérdida de peso importante y mantienen esa pérdida en el largo plazo. Según el Instituto Nacional de Salud Norteamericano (NIH), la mayoría de personas que participan en estos programas, recupera su peso en un año.
 
Para aquellos pacientes que tengan entre 10 a 20 kilos de exceso de peso (IMC 25 a 30) y que no hayan podido bajar de peso con programas nutricionales, de ejercicio físico o con la toma de fármacos anoréxicos, existe una opción no quirúrgica que es el Balón Intragástrico,
 
El  Balón Intragástrico es un globo de silicona que se coloca dentro del estómago a través de un procedimiento que se realiza por vía endoscópica, la colocación del balón tiene una duración aproximada de 15 minutos, se realiza con sedación leve y de manera ambulatoria. El Balón Intragástrico permanece dentro del estomago por seis meses, después de lo cual se retira de la misma forma en que se colocó, o sea, por vía endoscópica, con sedación leve, con una duración de 15 minutos y en forma ambulatoria. 
 
La ventaja más importante del Balón Intragástrico es que permite que el paciente se llene con menor cantidad de alimentos, brindando al paciente las condiciones apropiadas para que durante todo el proceso pueda cambiar su estilo de vida, es decir, modificar sus hábitos nutricionales, eliminar el sedentarismo y realizar actividad física rutinaria. Después del retiro del balón, el paciente mantendrá ese cambio en el estilo de vida, lo que evitará la regencia de peso posterior.
 
 
B. TRATAMIENTO QUIRÚRGICO
 
Para aquellos pacientes que necesiten perder más de 20-25 kilos de exceso de peso o que presenten un Indice de Masa Corporal igual o mayor de 30, que tengan algunas enfermedades asociadas a la obesidad como diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemia, enfermedades cardiovasculares, depresión, etc. y que hayan fracasado con tratamientos conservadores como programas de dietas, ejercicios físicos o toma de fármacos anorexias, la cirugía para la obesidad es la mejor elección.
 
Los resultados de estos procedimientos no son iguales en todas las personas y pueden presentar variaciones. Estudios clínicos demuestran que la cirugía para la obesidad, produce una pérdida sostenida del peso a largo plazo en pacientes que fracasaron con otros tratamientos más conservadores. Sin embargo, es necesario considerar que son cruciales para el éxito de la cirugía, una actitud positiva, disciplina personal y planificación para el futuro. La cirugía para la obesidad permite al paciente alcanzar sus metas a largo plazo, siempre y cuando se comprometa a mantener el cambio en el estilo de vida en el futuro.
 
Existen varias técnicas quirúrgicas para la cirugía de obesidad (cirugía bariátrica), entre las más importantes:
 
1. Técnicas de Restricción: Reducen el tamaño de estomago, disminuyendo la cantidad de alimentos que el paciente puede ingerir, sin interferir con la digestión normal de alimentos y nutrientes. Ejemplo: Manga Gástrica (Gastrectomía en Manga, Gastrectomía Tubular), Banda Gástrica Ajustable.
 
2. Técnicas de Malabsorción: A través de derivaciones y anastomosis intestinales, producen una reducción importante en la absorción de calorías y nutrientes que pueden absorberse. Ejemplo: Switch Duodenal o Derivación Biliopancreática.
 
3. Técnicas Mixtas (Restricción y Malabsorción): Reducen el tamaño del estómago y se realizan derivaciones gastrointestinales, disminuyendo la cantidad de alimentos que se ingieren y reduciendo el número de calorías absorbidas. Ejemplo: Bypass Gástrico.